Esta noticia abre otro capítulo en nuestra historia, en cuanto al aprovechamiento de nuestros tesoros naturales son explotados sin ningún control y con total impunidad de parte de los organismos tanto fiscalizadores (Que deberían hacer su trabajo de cuidar los intereses de Chile) como también de los medios de comunicación tradicionales que no han hecho eco de este informe de la ONU.

En este estudio se detalla que desde distintos países de Africa (Sudáfrica, Costa de Marfil, Nigeria, Zambia) y de Chile, se escapan impuestos impagos en cuanto a Producción Minera,  Petrolera y de otros Commodities que se resumen en miles de millones de dólares en evasión,  Estos recursos salen  de estos países en desarrollo pagando menos impuestos de los que deberían, según una investigación de las Naciones Unidas.

La investigación de las Naciones Unidas indica que el monto de las exportaciones mineras ilegales supera la inversión directa extranjera que reciben los países y que el tráfico es facilitado por la existencia de compradores en Suiza y los Países Bajos.

Naciones Unidas no denunció a nadie en particular, indicando que se requiere más trabajo para identificar a los traficantes, según un reporte del Financial Times. Se recomendó impulsar la transparencia para prevenir el tráfico ilícito de minerales y otros commodities.

Igualmente, las exportaciones no declaradas de oro de Sudáfrica fueron entre 2000 y 2014 de 78,2 billones, el 67% del total de las exportaciones formales de oro, en tanto que 28.900 millones de ventas de cobre de Zambia (la mitad del total) fueron a Suiza, pero nunca se registro su llegada a ese país.

El único país latinoamericano incluido en el estudio es altamente dependiente de la actividad minera, en particular, del cobre, como el Perú.

el caso de chile

El informe  indica que desde 1990 al 2014, Chile realizó exportaciones récord de cobre a Holanda. Salieron del país US$ 16 mil millones, pero esa cantidad no apareció en los registros de importaciones holandesas. Las inconsistencias en facturación minera chilena suman US$ 44 mil millones y el informe apunta a evasión tributaria. Si bien, en el recuento neto existió una sobre facturación, solamente para los envíos a Alemania, se declararon US$ 9.400 millones menos.

LOS ESPECIALISTAS HABLARON

Léonce Ndikumana, líder del estudio y profesor en la Universidad de Massachucetts Amherst, dijo al Financial Times que estos montos no pueden atribuirse a errores administrativos.

“La implicancia es que los operadores están explícitamente manipulando las facturas. Más bien, implica que hay operadores manipulando las estadísticas. Tiene que haber complicidad en ambos lados. Hay una falta de transparencia seria en ambos lados”. Hay complicidad en ambos lados”, indicó.

Agregó:

“Las discrepancias no se pueden atribuir a errores administrativos. Los errores estadísticos normalmente no tienen una tendencia y no crecen con el tiempo”.

Los commodities (minerales, petróleo, etc) dejan los países en desarrollo, frecuentemente a precios muy bajos, y son comprados por traders en los países desarrollados, pero luego los envíos desaparecen”, señaló al Financial Times Alex Cobham, de la Tax Justice network, un grupo con sede en el Reino Unido.

Al salir subvaluados, el margen entre el precio de venta en los países en desarrollo y el precio de venta en los mercados internacionales es inmenso. Si las ventas saliesen de los países en desarrollo a precios normales, se deberían pagar más impuestos que ayudarían a esos países.

“El secretismo reinante en Suiza y otros países permite que esto suceda”, concluyó.

Christine Clough, del grupo Global Financial Integrity, dijo que los resultados sospechosos que involucraban a núcleos financieros como Suiza, especialmente en relación con el cobre de Zambia, eran comúnmente porque las materias primas nunca fueron hacia allá.

“En el papel, la mayor parte del cobre va a Suiza, pero en realidad la mayoría va directamente a compradores en otros países”, dijo.

Mukhisa Kituyi, secretaria general de Unctad, señaló:

“Los gobiernos deberían repensar sus políticas de desarrollo. Si el nivel de pérdida es cercano a lo que estas cifras indican, entonces la narrativa del desarrollo no es sobre más inversión, sino sobre frenar el saqueo. Esto es más de todo el flujo de inversión extranjera directa hacia África, por ejemplo”.

Alex Cobham, del grupo Red de Justicia en Impuestos, llamó a los gobiernos a pedir más transparencia, especialmente de los centros comerciales como Suiza, que describió como un “hoyo negro de datos”:

“Podemos ver que las materias primas salen de los países en desarrollo, muchas veces con precios anormalmente bajos, con destino a comerciantes en algún lugar y luego el rastro desaparece. El riesgo claro es que el secreto del comercio suizo y otros cubre mala facturación incluso mayor a la que vemos en los datos”.

Si deseas leer el Estudio de la ONU, lo puedes hacer desde acá

Fuente: justiciafiscal.org