Brasil reportó un récord de 1473 muertos por coronavirus en un período de 24 horas, batiendo récord y sonando las alarmas, informa el Ministerio de Salud sobre la pandemia que está causando estragos en ese país, el más afectado de Latinoamérica.

La cifra llevó al total de muertes por covid-19 en Brasil a más de 34 mil y sigue subiendo, con una dirección al millón de infectados ya que rápidamente superó el medio millón, quedando en la segunda posición de casos más altas en todo el mundo, después de Estados Unidos.

El número de muertos en Brasil, que se ha duplicado en 17 días, está entre los cuatro más altos del mundo, que incluyen también al Reino Unido e Italia. Los expertos dicen que la falta de pruebas en el país de 212 millones de personas significa que los números reales son probablemente mucho más grandes.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha criticado ferozmente las medidas de aislamiento del coronavirus, aun cuando el número de infecciones y muertes sigue aumentando en su nación. El mandatario de derecha ha instado a los líderes empresariales a que emprendan una “guerra” contra los gobernadores estatales que ordenan medidas para quedarse en casa, argumentando que están perjudicando innecesariamente a la mayor economía de América Latina.

Bolsonaro, quien comparó el virus con una gripesinha o “pequeña gripe”, parece haber confiado sus esperanzas en los medicamentos como cloroquina e hidroxicloroquina para detenerlo, que de la misma forma que Donald Trump los ha recomendado.

Ha pasado por tres ministros de salud desde que comenzó la pandemia, despidiendo a uno y, según los informes, se peleó con el otro por su insistencia en recomendar hidroxicloroquina, a pesar de la falta de consenso científico sobre su seguridad y eficacia contra la COVID-19.

El ex número dos del entonces depuesto ministro de salud, Luiz Henrique Mandetta, Joao Gabbardo, dijo a la agencia AFP que Brasil ahora enfrenta un escenario complejo con diferentes trayectorias de infección en diferentes regiones. “Tenemos varias curvas”, dijo Gabbardo, y agregó que Brasil podría enfrentar una situación similar a la de Italia, “que tuvo una gran cantidad de muertes en el norte y no en el sur”.

Brasil ha sido el más afectado hasta ahora en el sudeste, el corredor comercial e industrial que incluye a Sao Paulo y Río de Janeiro, el empobrecido noreste y el norte, incluida la región amazónica con su población indígena vulnerable. El impacto se ha sentido menos en el sur del país hasta ahora.

Sin embargo, Gabbardo advirtió que si el coronavirus comienza a propagarse rápidamente en el sur, que está a punto de alcanzar temperaturas frías de invierno y la temporada alta de infecciones respiratorias, “podría haber [una] presión muy alta en el sistema de salud”. ¿Qué futuro le depara a Brasil y a toda América Latina con la gestión que hacen ante la pandemia?

Pregunta Roberto de la Madrid a sus entrevistados

Vía: HispanTV