El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán advirtió a Estados Unidos que asumirá la responsabilidad de cualquier “acto tonto” que pueda tomar contra los petroleros iraníes que van rumbo hacia Venezuela, diciendo que Washington no puede interponerse en el camino del comercio legítimo entre países independientes. “Los propios Estados Unidos tendrán que sufrir las repercusiones que surjan de cualquier medida irreflexiva que podrían tomar contra los buques iraníes. Si los estadounidenses toman alguna medida contra el movimiento libre y legal de nuestros barcos, se enfrentarán a nuestra respuesta decisiva. Si a Washington no le gusta un país, esto no le da ningún motivo para evitar el comercio legal entre países, tomarlos bajo sanciones y causarles problemas”, dijo el portavoz del ministerio, Abbas Mousavi, a periodistas durante una conferencia de prensa en Teherán.

Irán informa que ha lanzado una advertencia clara contra cualquier posible “aventura” estadounidense, a través de la Embajada de Suiza en Teherán la cual representa los intereses de Washington.

La misión iraní ante las Naciones Unidas, también ha entregado una carta del Ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif dirigida al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Según los informes y los datos de seguimiento de buques por GPS, sugirieron que un buque tanque iraní que había cargado combustible en el puerto de Bandar Abbas en el sur de Irán a fines de marzo, navegó por el Canal de Suez y entró en el Atlántico el miércoles. Sin embargo, un funcionario no identificado de la administración estadounidense filtró a Reuters que el envío fue inoportuno alegando que Washington analiza medidas que se pudieran tomar frente a esos barcos iraníes.

Mousavi calificó la amenaza de “descarada” y dijo que Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump está interrumpiendo el orden mundial, ignorando las normas vigentes y liberando la anarquía. Los buques iraníes se dirigen a Venezuela con cargamentos de combustible, dijo Mousavi, y señaló que la empresa no enfrenta prohibiciones legales. El desarrollo es completamente legítimo en oposición a la piratería marítima “que es algo dominado por los Estados Unidos”, ironizó. En julio pasado, el Reino Unido incautó a un superpetrolero operado por Irán con instrucciones estadounidenses, deteniendo el buque en el Estrecho de Gibraltar.

¿Qué sigue? ¿Trump detendrá los barcos iraníes, y de ser así, cómo contestaría Irán? ¿Ojo por ojo y diente por diente? ¿Qué se avecina?.

Fuente: HispanTV