Hace una semana, India decretó cuarentena general obligatoria para su población, con el fin de detener la propagación del covid-19 en su territorio. Al parecer, la medida comienza a dar su primer efecto, el cual tiene relación con el medio ambiente, ya que los bajos índices de contaminación del aire permitieron que los Himalayas fueran visibles para la población luego de 30 años.

Los pobladores de la ciudad de Jalandhar, por ejemplo, ahora aprecian con sus propios ojos las cimas nevadas de Dhauladhar, una cadena de montañas ubicada a 230 kilómetros de distancia y que alcanza alturas de hasta 5180 metros sobre el nivel del mar.

Según publicó India Today , en base a datos de la Junta Central de Control de la Contaminación de ese país, desde que se decretó el toque de queda a nivel nacional el 22 de marzo, se registra una mejora significativa en la calidad del aire.

La cordillera del Himalaya ostenta las cumbres más altas del mundo, entre ellas el Everest, con sus 8848 metros sobre el nivel del mar.

India registra hasta el momento 5916 infectados y 178 muertos por el nuevo coronavirus.

 

Con la diferencia del paisaje, las postales sin contaminación se repiten en todo el planeta. En Venecia, Italia, se ven peces nadando en los canales y en Pernambuco y, en Brasil, las tortugas marinas se reproducen sin interferencia humana, entre otros avistamientos.