Los hechos de violencia suman y siguen en esta institución que “juró” defender al debil e indefenso, pero ha demostrado que esa misión fue olvidada hace mucho tiempo. Si bien muchos fueron más consecuentes con sus planteamientos personales y decidieron renunciar, una gran mayoría parece disfrutar el golpear y atacar personas sin medir en ningún límite.

En esta ocasión se puede apreciar como golpean e intentan ahorcar a un anciano de la tercera edad quién lucha por salvaguardar su integridad física, se puede ver como unas mujeres intentan auxiliar a esta persona, pero los FF.EE les dificultan su voluntad y las agreden violentamente con sus bastones. ¡Salvajes por decir poco!

Es un hecho que la salud mental de muchos de estos “servidores públicos” se está poniendo en duda, su nivel de barbarismo violencia nos recuerdan que jamás han evolucionado y finalmente nos demuestran que están con miedo, miedo de que este “Por la razón o la fuerza” termine transformándose en “La equidad del sentido común” o algo mucho más acorde al Chile que buscamos todos.