La Doctora Alejandra Mora, integró detección satelital, imágenes de drones y tecnología de Google Earth Engine, para crear una plataforma global de estas algas marinas. La investigación fue publicada en la revista Remote Sensing

La “alga gigante”, llamada también huiro, calabacillo o canutillo, cuyo nombre cientifico es Macrocystis pyrifera, es la especie de alga más ampliamente distribuida en el planeta, constituyendo uno de los ecosistemas más ricos y productivos de la Tierra, pero faltaba información detallada sobre su distribución en algunas ecorregiones marinas, especialmente en las altas latitudes de la región del Hemisferio sur.

El equípo científico desarrolló un algoritmo basado en una serie de umbrales de filtro para detectar algas gigantes, utilizando imágenes de la misión de observación terrestre Sentinel-2. Dada la superposición entre las reflectancias del alga gigante y las algas verdes intermareales (Ulvophyceae), estas últimas también se detectan en áreas intermareales rocosas poco profundas. El algoritmo de filtro de algas marinas se aplicó por separado a los índices de vegetación, el índice de algas flotantes (FAI), el índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI) y una fórmula nueva (la diferencia de algas, KD).

Se utilizaron datos de bosques de algas encuestados previamente y otras características costeras y oceánicas para identificar los valores de umbral de reflectancia. Este procedimiento se validó con datos de campo independientes recopilados con imágenes de Vehículos no tripulados (UAV) a una resolución espacial alta y sitios georreferenciados de puntos a una resolución espacial baja. 

Todo ello fue complementado con muestreos de buceo realizados en Maitencillo, Niebla, canales y fiordos patagónicos de la Región de Aysén, Estrecho de Magallanes, Canal Beagle e islas Falklands (Malvinas), abarcando una distancia latitudinal de 2.500 kilómetros.


Gracias a este mapa, que condensa imágenes satelitales entre los años 2015 a 2019, los científicos podrán abordar nuevas preguntas relacionadas con la distribución y conectividad de estos bosques en el océano mundial y sus dinámicas de abundancia.


“Esta herramienta contribuirá al monitoreo ambiental de las comunidades de huiros. Hasta el momento, la mayoría de los estudios se habían enfocado en sectores puntuales y esta plataforma otorga una visión global respecto de la extensión total de hectáreas y permitirá realizar estimaciones a largo plazo”, explica Mora a El Mostrador.

Pese a que sus bosques otorgan refugio, alimentación y reproducción para un sinnúmero de organismos y especies marinas, hasta la fecha no existía información detallada sobre su distribución en algunas regiones, especialmente en las altas latitudes del hemisferio sur.

Las imágenes satelitales y el conjunto de datos actualizados de la distribución de bosques de huiro en el mundo se encuentran disponibles en línea. Quienes quieran recorrer de forma remota los mapas de esta alga gigante, pueden hacerlo desde acá.

Para mayor información visita el sitio web del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marínos de Altas Latitudes.