Transparencia Internacional, es una ONG que promueve medidas contra crímenes corporativos y corrupción política en el ámbito internacional. Se fundó el año 1993. Una de sus principales tareas autoimpuestas es la de publicar anualmente el “Índice de Percepción de Corrupción”, una lista corporativa de corrupción a nivel mundial done los países van escalando o perdiendo puestos, según la información entregada por empresarios o por otros informes realizados por “expertos” que deriban a este organismo, como son por ejemplo: Universidad de Columbia, Economist Intelligence Unit, Freedom House, Information International, International Institute for Management Development, Merchant International Group, Political and Economic Risk Consultancy, la Comisión Económica para África, el Foro Económico Mundial y el World Markets Research Centrer. (fuente Wikipedia).

Informe IPC 2019: notable estancamiento a nivel mundial en lucha contra la corrupción

De los 180 países que el nuevo informe clasifica en función del nivel de corrupción percibido por expertos y empresarios, más de dos tercios lograron menos de 50 puntos en la escala de cero a 100 (de muy corruptos a muy limpios) y la puntuación media fue de apenas 43. De hecho, desde el organismo ha señalado que “la corrupción es más generalizada en países donde grandes cantidades de dinero pueden fluir libremente en campañas electorales y donde los Gobiernos solo escuchan las voces de individuos ricos o bien conectados” – “La falta de avances reales es decepcionante y puede tener efectos negativos para los ciudadanos de todo el mundo”, sostuvo, por su parte, Patricia Moreira, Directora Gerente de Amnistía Internacional para DW. “Para acabar con la corrupción y mejorar la calidad de vida de las personas, debemos atacar la relación entre la política y las finanzas”.

Los mejores resultados se han registrado en Nueva Zelanda y Dinamarca (87, cada uno), seguidos por Finlandia (86), Singapur (85), Suecia (85) y Suiza (85).

Mientras tanto, en los últimos lugares, se encuentran Somalia (9), Sudán del Sur (12), Siria (13), Yemen (15), Venezuela (16), Sudán (16), Guinea Ecuatorial (16) y Afganistán (16).

Vínculo entre corrupción e inestabilidad

Marwa Fatafta, experta de Transparencia Internacional para Medio Oriente y el norte de África, le comenta a DW “existe una clara conexión entre corrupción e inestabilidad”, como lo demuestra el hecho de que los países que cierran el listado están sometidos a espirales de violencia, guerra y agitación social. Para revertir esos resultados, Transparencia Internacional recomienda reforzar los controles entre los poderes del Estado, blindar los procesos electorales, limitar la influencia de la economía en la política, evitar las “puertas giratorias” y fomentar la participación ciudadana.

Uruguay y Chile lideran las posiciones a nivel regional

En América Latina, el mejor puesto se lo llevó Uruguay, que con 71 puntos ocupa el lugar 21 a nivel global. Luego aparece Chile (puesto 26, con 67 puntos), seguido por Costa Rica (56 puntos). Son los tres únicos países de la región que superan los 50 puntos. Por debajo de esa línea encontramos a Cuba (48), Argentina (45), Ecuador (38), Panamá y Perú (36).

En el otro extremo, Venezuela cierra la lista latinoamericana, con solo 16 puntos, posicionándose en el lugar 173, solo superando a nivel global a Guinea Ecuatorial, Sudán, Afganistán, Yemen, Siria, Sudán del Sur y Somalia. Más arriba en el ranking, pero siempre en la parte baja, figuran Nicaragua (161, con 22 puntos), Guatemala y Honduras (26 puntos), República Dominicana y Paraguay (28 puntos) y México (29 puntos).

Nota de la edición: Es probable de que Chile baje posiciones en el próximo informe del año 2020, de no ser así, podremos notar un “blindamiento” desde los organismos internacionales al establishment nacional y el organismo tendrá poca credibilidad en la opinión pública.

Si te interesa ver el informe,  te dejamos el enlace aquí.