En un mundo globalizado y competitivo, es importante contar con tecnologías de primer nivel para afrontar los desafios que se vienen, en distintas esferas del acontecer humano y las supercomputadoras serán por cierto, lo que llevará a la humanidad a nuevos niveles de entendimiento de la realidad. En esta carrera, Chile no se quiere quedar atrás y una de sus universidades más destacadas ha aumentado su capacidad de computo y con ello, aumentando las posibilidades de investigación y desarrollo para distintas áreas: minería, agricultura, cambio climático, energía, geofísica, astronomía, sustentabilidad, física, química, economía y medicina. Es por ello y para buena noticia de los profesionales y científicos de Chile, que se ha inaugurado recientemente, la supercomputadora llamada: Guacolda-Leftraru.

Antecedentes

Más de 30 instituciones, cerca de 300 usuarios y sobre 150 proyectos de investigación ya operan de forma simultánea a Guacolda-Leftraru, una de los tres más poderosas supercomputadoras de Sudamérica. La infraestructura, con una capacidad de cálculo equivalente a 25 mil notebooks, se inauguró el 15 de enero, en las modernas dependencias del edificio de Beauchef 851, donde se encuentra la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, alojado específicamente en el Laboratorio Nacional de Computación de Alto Rendimiento (NLHPC), del Centro de Modelamiento Matemático (CMM).

El nuevo equipo tiene una potencia de 266 teraflops y 5.236 cores

Guacolda es una nueva unidad que amplía en cinco veces la capacidad de procesamiento de información del supercomputador Leftraru (Leftraru recibe a Guacolda y juntos crean esta nueva herramienta) Con este incremento en su potencia, “las posibilidades que Guacolda-Leftraru tiene para resolver problemas y contribuir al desarrollo del país son infinitas. La supercomputación es clave para entregar soluciones a nivel local. Si Chile no resuelve sus problemas, no van a ser resueltos en otro lado”, comentó Ginés Guerrero, director del NLHPC, sobre la importancia de este upgrade.

Su disco duro es de 212 terabytes y su memoria RAM de 23 terabytes. Las proyecciones de uso, explica el académico, comprende la “solución a problemas de alta complejidad y que requieren el procesamiento de grandes volúmenes de datos, desafíos que son imposibles de abordar a escala humana. Esta infraestructura tiene como propósito impactar con valor agregado la producción científica, productiva y las políticas públicas”.

Principales características

  • 48 nodos de cómputo DELL PowerEdge C6420, cada uno con 2 procesadores de 22 cores Intel Skylake Gold 6152 y 192 GB de memoria RAM
  • 9 nodos de cómputo DELL PowerEdge R640, cada uno con 2 procesadores de 22 cores Intel Skylake Gold 6152 y 768 GB de memoria RAM
  • 2 nodos de cómputo DELL PowerEdge R740, cada uno con 2 procesadores de 22 cores Intel Skylake Gold 6152, 192 GB de memoria RAM y 2 GPU NVIDIA Tesla V100
  • 2596 cores total
  • 16.512 TB de RAM
  • Conexión Infiniband FDR a 56 Gbps
  • 312 TB de almacenamiento Lustre (DDN EXAScaler)
  • Capacidad de cómputo teórica: 196 TFlops

Actualmente este supercomputador se está usando, entre otras áreas descritas al comienzo de la nota, también será el encargado de procesar los datos del proyecto ALeRCE, iniciativa que busca poner a Chile en el centro de la astroinformática mundial. El trabajo, impulsado por el Centro de Modelamiento Matemático de la U. de Chile junto a otras instituciones locales y extranjeras, busca clasificar y alertar en tiempo real a los telescopios de todo el mundo sobre posibles riesgos y fenómenos relevantes en el universo. Lo mismo ocurre con el proyecto Copernicus, que entregará una completa información satelital del país mediante la red de satélites SENTINEL de la Unión Europea.

No cabe alguna duda que esta inversión tecnologica traerá beneficios a nuestro país, para lograr avances que millones de chilenos necesitaremos en un futuro. Si deseas leer más sobre esta noticia, te dejamos el enlace con la fuente oficial de la Universidad de Chile.