Desde el 07 de Diciembre del pasado año, hasta el 27 de Enero del presente, artistas chilenos fueron convocados a plasmar una realidad creciente: Chile tiene SIDA.

 “Entrando a mano izquierda – en el ala sur, primer piso – nos encontrábamos con la idea de Georgia Wilson – pintora italiana – la cual no fue realizada. Sin embargo, con la ayuda del Dr. Carlos Beltrán (Presidente de la Corporación de Sida de Chile), esta obra fue llevada a cabo con el fin de concienciar respecto a esta enfermedad considerada – hasta hace muy poco- lejana por los más jóvenes”. 

Al inicio de la exposición, nos encontramos con el trabajo de Fernanda Levine: “Selfie” , el cual constó de 48 espejos los cuales tenían escritos los prejuicios más comunes respecto a la patología, tales como: “Promiscuo”,”Mis amigos no beben de mi vaso”,”Puta” y “Todos los maricones tienen SIDA”, entre otros.

Fotografías: Alejandra Pincheira Q.

En la misma sala, nos encontramos con la obra de Rodrigo Cabezas, la cual trató de un mural de 2×6 metros con imágenes sobre tela, en las cuales podemos fácilmente reconocer a entes relacionados con el SIDA:

Luego, yendo hacia la costa, nos encontramos con otro gran trabajo: “Flor de Virus” de Santiago Errázuriz Goldemberg, el cual consistió de un fondo de papel mural y acrílicos sobre tela, decorado con la imagen del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Adquirida), y pequeños cuadros con él mismo:

 

.

Fotografía: Alejandra Pincheira Q