En promedio, más de dos millones de personas visitan cada verano las playas y destinos turísticos que posee la V Región, comunas como Valparaíso o Viña del Mar son bastantemente concurridas, pero más al sur, hacia el Litoral Central, sectores como Algarrobo o El Quisco reciben una gran cantidad de turistas, que entre toda su algarabía y locura, transgrede las libertades y el derecho de convivir de manera responsable el espacio común.

Cuando se llega al punto de inflexión

No es sorpresa para quienes vivimos en la costa, ya va tiempo que la comuna de El Quisco es la más visitada,  su oferta turística y hotelera se han ido perfeccionando a través de los años y eso ha ido entregando los resultados que podemos apreciar, un turismo pujante que hace mas grande a su localidad.

Pero toda este crecimiento lleva consigo responsabilidades sociales y una de ellas es la de la correcta convivencia en los espacios públicos, asunto que para algunas personas no les es para nada gatillante y el desorden se hace notar cada vez más con el paso de los años.

Consciente de esta realidad, su municipio ha pronunciado una ordenanza municipal que busca proteger los espacios públicos. En esta normativa, se han integrado distintos puntos clave, pero quizás la que más llama la atención, es la del uso de parlantes (mp3/bluetooth/nfc) o cualquier otro tipo de aparato sonoro que cause los indeseables ruidos molestos, quienes sean sorprendidos en la vía pública haciendo uso de ellos, se están exponiendo a recibir una multa de 5 UTM ($250.000). Buena formula para así acabar con lo desagradable que és el periodo estival, que a final de cuentas, solamente deterioran la calidad de vida de las personas.

Los Datos

La normativa  castiga distintos actos que van en contra de la civilidad que permitirá una mejor mantención y cuidado de los espacios públicos.  La norma que incluye playas, plazas, aceras, veredas, pasajes, calles, avenidas y áreas verdes, contempla multas que van desde las 1 a las 5 UTM (48 a 240 mil pesos)

Así la finalidad de la normativa, es establecer mayor percepción de seguridad y tranquilidad en la comunidad, catalogando una serie de actos como incivilidades, las cuales carecían de fuertes sanciones. Sin embargo, son las que más generaban problemáticas e inseguridad a la población en distintos puntos del territorio comunal, las que ahora serán controladas y sancionadas.

Entre las actividades que se prohíben en estos lugares son solicitar dinero, uso de aparatos sonoros, pernoctar, improvisar baños, ejercer comercio no autorizado, realización de malabarismo y limpiaparabrisas que interrumpa el libre tránsito. También la instalación de carpas, toldos no autorizados, preparación de comida en cocinillas, cocinas y fogatas, las fiestas masivas sin autorización, vehículos que emitan ruidos que molesten a vecinos, rayados y grafitis en espacios sin permiso.

Otras de las situaciones que serán sancionadas, corresponden al abandono de automóviles en la vía pública y la prohibición del libre tránsito de équidos; caballos, vacas, burros y toros, ya que pueden comprometer la seguridad en el flujo vehicular.

Comercio ambulante y venta de comida

En el caso del comercio ilegal o ambulante, se  prohíbe en toda la comuna, incluyendo tanto a quienes lo ejercen, como a quienes compran los productos.  Las multas en este caso pueden variar de 3 a 5 UTM, mientras la venta de comida en la calle sin autorización es sancionada con 5 UTM.

Apreciamos a los turistas que nos visitan, deseamos que tengan una buena estadía, pero también se busca que haya una sana convivencia, que tus libertades no transgredan las de los demás.

 Para más información visita el siguiente enlace