El navegador Brave podría ser el futuro de la Internet gracias a Blockchain

Es increíble cómo la masificación de los dispositivos móviles ha generado una verdadera revolución en materia de nuevos “navegantes” en la Internet a nivel global. En Chile, esta tendencia no es ajena y en el siguiente gráfico muestra el crecimiento de los accesos provenientes de los dispositivos antes señalados, versus las conexiones que se generan desde PC’s.

StatCounter: Desktop vs Mobile Market Share Chile 2009 - 2018

StatCounter: Desktop vs Mobile Market Share Chile 2009 – 2018

Cuando el uso se transforma en abuso

Al inicio del uso domestico de la Internet, los usuarios solo tenían que lidiar ocasionalmente con algún anuncio. Hoy en día, la publicidad están en todas partes y a todo minuto. Tenemos anuncios de banners, barras, fondos de pantalla, de búsqueda, de video, pop-ups, de e-mails no deseados, de noticias, suscripiciones y mucho, mucho más. Para empeorar las cosas, los anuncios ya no se limitan a nuestros navegadores web. Aparecen también en la mayoría de los juegos y aplicaciones móviles conectadas a la red (la mercantilización tecnológica).

A nadie le gusta ver anuncios en linea, pero lamentablemente, son necesarios para que sigan existiendo muchos de los blogs, sitios web y canales de YouTube. La WWW (World Wide Web) depende mucho de que esto exista para que funcione. Son una parte vital del ecosistema de la Internet, y sin ellos, los sitios que disfrutas no generarían suficientes ingresos para continuar online. De hecho, si no fuera por los anuncios, no estarías leyendo este artículo ahora mismo.

La web se ha convertido en un lugar diferente. Con el ecosistema de publicidad de tecnología fuera de control, los usuarios se han rebelado y el bloqueo de anuncios se ha convertido en la nueva arma de elección para mejorar la velocidad de navegación, la seguridad y la privacidad. Desafortunadamente, simplemente bloquear se traduce en una carrera hacia el fondo, donde nadie gana. Sin la capacidad de que los creadores de contenidos puedan obtener regalías por sus esfuerzos, los usuarios podrían quedar con un menor número de sitios para navegar, relegados al contenido recogido a mano a partir de fuentes controladas.

Publicidad en Internet

Pero a pesar de ser algún tipo de “mal necesario”. Este tipo de tecnología captadora de recursos está afectando a la Internet de peor manera. El sistema actual de publicidad en línea ensucia la Internet desde adentro hacia afuera y eso debe ser transformado de alguna forma más eficiente y sustentable en el tiempo.

Regalamos nuestra Internet, pagamos por recibir publicidad

Quizás el peor problema de todo esto seria este al que nos estamos refiriendo, Te explico: es probable que cada publicidad específica que ves en tu teléfono, tablet o computadora, haya rebotado a través de una variedad de redes de intercambio de anuncios, servidores de compra y venta, servicios de verificación de ubicación, y plataformas de administración de datos, antes de llegar a tu dispositivo.

Publicidad móvil

Estas transferencias de datos interfieren en lograr que las páginas se carguen más rápido: también consumen tu plan de datos y consumen mayor energía para lograr estos procesos. Normalmente te cuesta solo una fracción de peso por cada anuncio, pero esas fracciones suman y a la larga se transforma en una cifra considerable de gasto.

Un informe del New York Times encontró que el 50% de los datos móviles transferidos durante las visitas a los sitios web de noticias más populares, fue el resultado de los anuncios. Dependiendo del costo de tu plan de datos móviles, eso significa que podrías estar pagando hasta $23 dólares (unos $
15,633 pesos)  por mes sólo para ver anuncios que nunca solicitaste.

El Blockchain cómo una sofisticada solución

Brave es el primer navegador en el mundo en llevar la publicidad de la internet a un status más saludable y empático con los visitantes de la red noosfica. Su creador: Brendan Eich, el fundador de Mozilla y creador de JavaScript, ha estado trabajando en este proyecto durante los ultimos tres años desarrollando una alternativa a la actual forma de hacer publicidad en línea.

Esta initiativa busca erradicar las actuales condiciones de como la publicidad en internet se muestra, para muchas personas de manera hostil y sin asco, que hasta en ocaciones es motivo de fraudes en linea u otros males que se apoderan de la red. Así es, tenemos un vertedero descontrolado. 

La solución la definen Él y su equipo como un “intercambio publicitario digital, descentralizado y transparente, basado en blockchain“ En otras palabras. la solución de Eich es un intento de limpiar lo hecho hasta ahora y poner en marcha un sistema mejor, uno en el que no nos veamos asaltados por anuncios, y donde la mayor parte del dinero gastado por los anunciantes no caiga en manos de intermediarios.

Brave, el Navegador


Es un navegador web de código abierto basado en Chromium y que según las propias palabras de su creador, Brave es “un navegador enfocado en la privacidad, que prioriza a los usuarios, y que bloquea los anuncios y rastreadores de terceros de forma predeterminada”. Eso significa que no solo recibirás una experiencia de navegación limpia, rápida y sin anuncios, sino que también tu privacidad no se verá comprometida por una avalancha de bugs de rastreo y de cookies. 

Esto mismo se puede conseguir con Firefox o Chrome, instalando un puñado de extensiones, pero Brave bloquea el seguimiento de anuncios y los rastreadores simultáneamente y en todo momento, desde el instante en que lo enciendes. También mantiene estadísticas ingeniosas sobre la cantidad de anuncios que has bloqueado, y cuánto tiempo ahorraste debido a cargas de páginas más rápidas y sin rastreo.

Entonces… ¿de dónde sale el dinero para ofrecer este servicio, si los anuncios están bloqueados de forma predeterminada? 

¿Qué es BAT?

El navegador Brave funciona con una unidad de cuenta basada en una cadena de bloques llamada Basic Attention Token (BAT). En palabras de sus creadores, BAT es “un nuevo token que se puede intercambiar entre editores, anunciantes y usuarios”. Todo sucede en la cadena de bloques de Ethereum, y el token se puede usar para obtener una variedad de servicios de publicidad y atención en la plataforma Brave. La utilidad del token se basa en la atención del usuario, lo que simplemente significa la interacción enfocada de una persona.

BAT no es una moneda. Se puede intercambiar entre dos entidades, al igual que una moneda, pero es más que una reserva de valor. BAT se puede utilizar como una unidad de cuenta entre anunciantes, editores y usuarios en su plataforma, y se puede utilizar para medir, intercambiar y verificar directamente la atención de cada usuario. Como explica Eich, “una criptomoneda como Bitcoin no permitiría este tipo de solución específica de problemas, dentro de la plataforma”.

En pocas palabras, BAT no solo te permite literalmente prestar atención a los sitios web, sino que también te pagarán por tu atención. O al menos esa es la intención en un futuro no muy lejano.

Dando los primeros pasos

El sistema de intercambio de anuncios basado en blockchain de Eich aún está en construcción. Él y su equipo lo están desplegando en fases, y ahora están en la segunda de tres fases planeadas. La primera fue el navegador Brave, la segunda fue el token de atención básica, y la fase tres consistirá en reintroducir los anuncios que los usuarios pagan para ver pero de una manera diferente.

En este momento, en su estado no completo, Brave funciona como una especie de versión rara de Netflix que se ejecuta en un sistema de confianza por su uso. En este ejemplo, imagínate que no tienes que pagar para usar la plataforma. Puedes encenderla y ver todas las películas que deseas completamente gratis, sin que un comercial te interrumpa. Pero si decides pagar por el servicio, tu dinero no irá solamente a Netflix, sino que el 70 por ciento de tu pago se divide y distribuye a los productores de las películas y programas que más viste en los últimos 30 días.

¿Cómo funciona?

Así es básicamente cómo funciona Brave en la actualidad: No es necesario que pagues nada para utilizar el navegador, pero si lo haces, tu dinero se convierte en BAT y se distribuye a todos los sitios web del editor que visitas, en forma de micropagos automáticos.

 “Pedirle a la gente que entregue su tarjeta de crédito a cada uno de los sitios de los que quiere leer algunos artículos no es razonable”, argumenta. “Muchas veces, los paywalls quieren $250 dólares por año o algo así. Eso no es razonable. Pero de esta nueva forma, si tienes fondos en tu billetera Brave, estarás monitoreando más de 30 minutos de tiempo de actividad personal, de forma privada en tu dispositivo, sin enviar información a nadie, ni siquiera Brave, mostrando a qué sitios vas, y luego recompensándolos automáticamente”.
Brendan Eich

Descarga Navegador Brave